El yoga se ha convertido en una de las disciplinas deportivas más populares de los últimos años. Así se desprende de los últimos datos de ACSM Worldwide Survey of Fitness, que sitúan a esta práctica en la séptima posición de las tendencias mundiales de fitness más seguidas para este año 2018, subiendo un puesto respecto al año 2017. La Federación Internacional de Yoga, indica que más de 300 millones de personas, lo practican en todo el mundo.

Además, esta popularidad sostenida del yoga, parece que se reinventa y se renueva cada año convirtiéndola en una atractiva forma de ejercitarse. La buena noticia para sus adeptos, es que siguen apareciendo diferentes versiones de la práctica deportiva, como el yogalates, el iyengar, el ashtanga, o recientemente el aeroyoga.

Precisamente el aeroyoga, o yoga aéreo, que fusiona los principios del pilates, la danza, el propio yoga y la gimnasia acrobática, es una de las modalidades más innovadoras de dicha disciplina, que permite desafiar las leyes de la gravedad y realizar un sinfín de estiramientos y movimientos para llegar a los músculos más profundos y lograr resultados que otras rutinas de entrenamiento no son capaces de ofrecer.

El quid de esta práctica del yoga, radica en jugar con la ingravidez y la suspensión, a través de un columpio especial.

Low Gravity de Training Wall

Precisamente, el método de entrenamiento Training Wall ha presentado recientemente el Low Gravity, un dispositivo que permite realizar ejercicios de bajo impacto, y en este caso concreto, ejercicios de yoga aéreo.

 

La práctica del aeroyoga con el Low Gravity de Training Wall aporta grandes beneficios. Por ejemplo se fortalecen los músculos, se protegen las articulaciones, mejora la resistencia, aumenta la flexibilidad con cada movimiento, y se produce una mejora de la posición corporal,  ya que al ejercitar suspendidos en el aire, se trabaja únicamente con el propio peso corporal. En este caso la musculatura del core, es la responsable de generar el movimiento, y de mantener una correcta postura durante el trabajo.

A su vez, este dispositivo permite realizar mediante el uso de un arnés adecuado, ejercicios de bajo impacto, favoreciendo de esta manera la rehabilitación temprana. Además este tool también puede ser usado para la realización de movimientos con anillos olímpicos. Gracias a la proximidad a los paneles, el practicante de esta disciplina deportiva, mejora el confort y la seguridad de uso.

Yoga con Training Wall

Asimismo, el método de entrenamiento Training Wall permite la práctica del yoga “más tradicional” de forma correcta, gracias a su sistema de agarres, que posibilitan adaptar la postura al nivel del practicante. Además, facilitan la progresión, y pueden servir para incrementar el grado de dificultad. Por otro lado, los diferentes tools aumentan el rango de posibilidades.

Gracias a su versatilidad, Training Wall propone un cambio de modelo, con un equipamiento modular adaptable a cualquier espacio y desarrollado para poder impartir todos los tipos de entrenamientos habituales en la actualidad, desde las actividades conocidas como cuerpo- mente, hasta las sesiones de trabajo de más alta intensidad. Además gracias a su diseño innovador, los paneles de entrenamiento de Training Wall, pueden cubrir todas las necesidades en “cero” metros cuadrados. Esto permite diseñar espacios para un uso multidisciplinar, como salas de actividades dirigidas, centros de entrenamiento personal, clínicas de fisioterapia o centros de rehabilitación.